Buscador Buscar por día
Sábado, 19 de Enero Villa Gesell

Verano

Viernes, 11 de Enero

Los guardavidas privados no acordaron con los balnearios y el conflicto en playa se agudiza

Durante la mañana, en la subdelegación Pinamar, las partes discutieron sobre la obligatoriedad de los balnearios en relación a aceptar el convenio colectivo de trabajo del año 1991, considerado con "mejores condiciones" que el año 1998 que actualmente se aplica. Confirmaron que se vienen las medidas de fuerza.

Luego de una audiencia en el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires, los guardavidas privados no llegaron a un acuerdo con los balnearios geselinos por la implementación del convenio colectivo de trabajo y el conflicto entre las partes se agudiza.

Durante la mañana, en la subdelegación Pinamar, las partes discutieron sobre la obligatoriedad de los balnearios en relación a aceptar el convenio colectivo de trabajo del año 1991, considerado con "mejores condiciones" que el del año 1998 que actualmente se aplica.

Dicho en pocas palabras, los guardavidas privados (sólo los privados ya que los públicos acordaron con la comuna) quieren que se aplique el convenio colectivo del sector que data de 1991, considerado "mejor" en relación al de 1998. También que se cumpla la Ley Provincial de Guardavidas de la provincia de Buenos Aires, otra legislación considerada "beneficiaria" para los trabajadores y que hoy, está a medio cumplir.

La audiencia de mediación fue solicitada por la Unión de Guardavidas de Villa Gesell, se desarrolló con la presencia del titular de la delegación regional, Dr. Gabriel Cisneros, la coordinadora de la zona, Dra. Liliana Gomez Hauser, los representantes de la Cámara de Consecionarios de Playa, encabezados por Marcelo Santurión del balneario Noctiluca, mientras que por el lado de los trabajadores se sentó Agustín Rossberg y un abogado patrocinante que también cumple funciones como guardavidas.

Según la Unión, los balnearios DEBEN cumplimentar con la ley y el mejor convenio colectivo. Y es eso lo que fueron a reclamar ante el Ministerio de Trabajo. Pero desde la Cámara dejaron claro que la ley se aplica a través del convenio actual y que no cambiarán los planes por el hecho de realizar una audiencia.

En realidad, el punto de inflexión está en esa determinación que la Unión espera del Ministerio de Trabajo. Y lo que sucede es que, el organo provincial, a pesar de ser quien controla y valida muchas cuestiones laborales, no es el ámbito correcto para dirimir cuestiones salariales y de convenios. 

De hecho, es el Ministerio de Trabajo de la Nación o la Justicia la que debe determinar si el convenio colectivo correcto es el del año 1991 o el del 1998. Esto, evidentemente, no terminó de satisfacer los requerimientos de la Unión. Y de allí, el enojo.  

El espacio representante de los guardavidas se mostró molesto por el papel del ente estatal debido a que no se lograron resultados favorables. Y confirmaron que iniciarán medidas de fuerza y protesta. Todo en lo que, promete, será un verano dificil para la playa. 

REPRESENTACION

Este medio pudo saber que existe, además, un problema de fondo entre las partes mucho más profundo y que ya data de hace tiempo. La Unión -a pesar de ser el espacio que más trabajadores de playa tiene afiliados- no posee representación gremial para sentarse a discutir este tipo de cuestiones con el empleador. Como sólo tiene un "registro" como entidad, debería ser Sugara -el gremio minoritario- el que solicite audiencia y que se implemente el convenio. 

A pesar de ello, las autoridades del Ministerio le dieron lugar al reclamo a fin de intentar destrabar el conflicto y que la playa no entre en paro.  

Dejá tu comentario