Buscador Buscar por día
Lunes, 27 de Enero Villa Gesell

Turismo

Jueves, 09 de Enero

Nivel superior: el balneario Nocticula, otra vez en la cima del servicio de playa integrada y accesible

2 imágenes

El balneario Noctiluca otra vez fue renombrada y destacado por su servicio de playa integrada. Representa un espacio con gran valor social que permite el ingreso al mar y actividades de playa a personas con discapacidad.

A través de un servicio superior y que marca tendencia en todas las latitudes del país, la Municipalidad de Villa Gesell cuenta con un espacio frente al mar dedicado a personas con discapacidad. Se trata de un espacio especialmente confeccionado y que está situado en el balneario “Noctiluca”, todo organizado por Marcelo Santurión, un pionero en la materia.

El balneario, ubicado en paseo 126 y playa, cuenta con 20 carpas gratuitas, sillones, reposeras, sendas accesibles, baños adaptados y fundamentalmente personal municipal especializado que asiste, dialoga, participa y genera momentos muy agradables con las familias de personas con necesidades especiales.

La unidad cuenta además con siete sillas anfibias (Villa Gesell fue pionero en adquirirlas) que se utilizan para ingresar a personas con discapacidades motoras al mar. Incluso, muchos de los concurrentes lo hacen por primera vez gracias a esas unidades.

Las actividades que plantean los coordinadores incluyen: talleres de integración por el arte, zumba para personas con distintas discapacidades, deporte adaptado, yoga, kayakismo, surf y una amplia variedad de propuestas recreativas que se desarrollan todas las semanas del verano.

La playa inclusiva de la Municipalidad de Villa Gesell es conocida en todo el país gracias a sus visitantes en verano que llegan desde remotas provincias tales como Mendoza, Córdoba, San Luis, Santiago de Estero, Tucumán y demás, incluso de países limítrofes.

El intendente Gustavo Barrera fijó como objetivo garantizar los derechos de personas con diferentes discapacidades. Por esto, las carpas son gratuitas y ofrece la posibilidad de disfrutar de las aguas del mar como lo hace cualquier persona.

El momento del ingreso a las aguas con una silla anfibia es único porque el personal percibe el agradecimiento y la alegría de esa persona que vive una experiencia conmovedora.

Los coordinadores expresan que se sienten gratificados por el amor que reciben en ese instante, es un sentimiento que rebalsa el espíritu y emociona como ninguna otra cosa en la vida.

Dejá tu comentario