Buscador Buscar por día
Viernes, 15 de Noviembre Villa Gesell

Opinión | Columnistas

Juan Oviedo, filósofo local

Mochilas

En padel jocosamente se le dice a un jugador "qué mochila que tenés", es por el compañero que no juega tan bien y por eso, lo tira para atrás, pero el dicho también puede ser aplicable a otros ámbitos de la realidad, como el reciente en la que intendentes de Cambiemos no querían que su presidente figurara en la boleta del voto en las últimas elecciones, porque en vez de sumar, simplemente restaba. ¿Podemos decir lo mismo de la mochila respecto al turismo?, si, claro que sí. Partido de Villa Gesell con sus respectivas localidades, se acerca la temporada y las expectativas comienzan a bucear en indicadores acerca de los meses magnos por venir, ¿primer indicador?, reservas de alquiler, ¿segundo?, en donde se reserva, ¿tercero?, que casi no se muevan los indicadores. Sabemos que en la localidad de Mar de las Pampas cuenta en su haber las mayores inversiones, como también, la gente que acude a vacacionar ahí es de alto poder adquisitivo. En oposición a tal bonanza situamos a la ciudad cabecera de Villa Gesell, y mencionada en una nota realizada hace algunas pocas semanas atrás, donde señalábamos cierta degradación instalada en el turismo que visitaba la ciudad, denominado "gasolero" y que con el correr de los años, paso a ser hoy un turismo "rata". Una grieta se va demarcando entre el partido de Villa Gesell y la localidad de Mar de las Pampas, entre quienes tienen el control de lo que quieren y trabajan mancomunadamente con un mismo objetivo donde "todos facturan", y entre quienes se sienten discriminados por el consumo que realiza el turismo "rata", por el cual ya no son clientes para ellos en la ciudad. Y la "mochila" es esta, por el momento no hablamos de una localidad en detrimento de la otra sino que se encuentra en el propio turista, porque éste no suma por no consumir en los servicios que ofrecen los negocios de la ciudad cabecera, y algo más que presente si un empresario deseara invertir en el partido, en este caso específico entonces sí, la localidad se torne una "mochila", un lastre al que será imperioso evitar. Hipoteticemos a largo plazo, y tengamos por eje el acontecer del devenir de estas localidades sujetas a las cabeceras de partido de entonces: la Gral. Madariaga, fuertes presiones económicas estaban presentes para que las toma de decisiones a los intereses comerciales no fueran realizadas por gente ajena al lugar, El Geselazo fue eso. ¿La hipótesis?, que Mar de las Pampas piense lo mismo, autarquía total hacia el partido en cuestión, crear su propio partido y dejar de ser una localidad, imagine usted las posibilidades. Lo que es hoy Mar de las Pampas con su disposición al ambientalismo y su edificación acorde, al posible loteo del Camping de Ingenieros y futuro barrio residencial, al crecimiento de Chacras del Mar, el éxito de El Salvaje con sus chacras marinas y como fondo, a la reserva del faro Querandí con sus dunas y reservas ambiental. Hablamos de un espacio sujeto a todos los servicios posibles a inventar y a crear. ¿Y del otro lado de la grieta?, la ciudad de Villa Gesell y su estandarte sesentista de la Av. Tres, a la que se decora, pinta, embellece, paseo peatonal, cita de los comercios del lugar y de lamentos en los días de lluvia, con gente que camina, después, los Ghettos a los que se ocultan y que son los barrios periférico a esa avenida señalada o el crecimiento de la pobreza, espacios de asentamiento porque son la periferia o la "mochila" del lugar desde el punto de vista de los servicios. En la localidad de Mar de las Pampas ¿hay mochilas, asentamientos o Ghettos?..............la grieta implica un montón de variables y a las que es preciso desenmascarar, mientras, geselandia se apresta al 2019/2020, pensando en el 2020/2021 y así, hasta que Mar de las Pampas logre independizarse.
Juan Oviedo, filósofo local

Más columnistas

Ver Archivo