Buscador Buscar por día
Sábado, 21 de Septiembre Villa Gesell

Opinión | Columnistas

Juan Oviedo, filósofo local

Dichos

Hay una frase que se le endilga al presidente que dice "Escuché a los argentinos", refiriéndose al resultado electoral, por lo tanto para volver a escucharlo deberá esperar a las próximas elecciones en agosto porque antes jamás lo escucho.

Pero, para decir eso, él, considere que la gente habla, dice, con lo electoral como fondo en sí, sin indagar los motivos que llevo a la gente por hablarle de tal forma, ya que no se trata solo del decir sino de lo que le han dicho, ¿y qué le han dicho?....que usted ya fue señor presidente.

Si con usted le fue bien a la Republica, al país, a la Nación, bueno, tales significantes dejan de lado aquello que vota y que es la gente a la que no le alcanza el sueldo, no encuentra trabajo, ha sido despedida, y que no puede luchar contra la inflación y la suba de precios porque para eso está usted, bueno, entonces fracasó.

Los mencionados significantes no votan, la gente de carne y hueso sí.

Entonces un grotesco se instala y es el que enfatizan los medios, intentar llegar al balotaje por parte del oficialismo y para ello, medidas para calmar el descontento que los está desalojando, en el fondo, no es el voto quien los echa sino que es el desacierto de las políticas implementadas que los saca del lugar con un título peyorativo: como la mayor equivocación instalada en la República en posición al mejor equipo de los últimos 50 años.

Eso a nivel nacional y a la hora de fijarnos en el pueblo, con los candidatos locales en línea con el gobierno nacional, ese que está siendo desalojado ¿ellos sufrirán también las consecuencias que sufre el oficialismo a nivel país?, pero cuenten con un aval, el ser oposición.

A diferencia del gobierno nacional que pueden tomar decisiones, la oposición local no posee poder alguno para la toma de decisiones de gobierno en el pueblo y solo apelar al potencial, en la campaña para convencer a la gente que los vote y llegar así a ser futuro gobierno municipal.

Al momento electoral siempre se buscan motivos de porque la gente vota como vota, como fue el hecho de las pasadas elecciones del 2015, donde muchos periodistas afines al kirchnerismo interpretan el cambio de gobierno como el efecto de los medios hegemónicos que fue engañando a la gente y que por tal engaño -.que se robaron todo, corrupción etc.- le daría el triunfo a la presente gestión. Si fue por eso, entonces se deberá aplicar el mismo sentido, el blindaje que sufrió el presente gobierno en su mala ´política no fue motivo por el cual la gente no terminara por votarlo, la tesis de la información se cae, en especial si tenemos en cuenta en la elecciones del 2009, Néstor Kirchner caería ante Francisco de Narváez donde los medios no estaban a favor de un solo bando.

Continuando con este popurrí político la elección de Fernández como presidente fue una manera de mostrar cierta condición al diálogo antes que la del enfrentamiento, la inclusión de Massa se entiende, fue para captar ese 10 a 15 por ciento que el dirigente puede aportar en términos de votos y por supuesto, el resto del peronismo acompañando a la fórmula de los Fernández cuya inquietud es la de ganar en primera vuelta, donde Sola, Massa, más los distantes Bossio, Randazo y el olvidado Scioli, son nombres que están sobrevolando el espacio peronista que antes de ser llamados traidores adquieren la nueva condición de ser "sapos" para el electorado peronista que en algún momento siguieron la orden de votarlos.

Mientras que aquí en el pueblo, por la gestión del intendente local, no deberá ir a acudir a los "sapos" del lugar puesto que no los necesita por la augurada reelección que en octubre se determinará.

Pues los nuevos "sapos" en el pueblo no son los nombres particulares sino ese partido más que centenario que por tener un espacio de poder, fue cómplice a nivel nacional de las barbaridades cometidas contra la gente, hay un dicho que los muestra, "del papelón no se retorna".

Juan Oviedo, filósofo local

Más columnistas

Ver Archivo