Buscador Buscar por día
Martes, 23 de Julio Villa Gesell

Opinión | Columnistas

Juan Oviedo, filósofo local

Un mito más: el Geselazo

El siguiente mirar distinto no tiene la intención de generar ningún despertar, pues estar despiertos, pensar el futuro o las auto determinaciones son aspectos personales y trasladarlo a lo colectivo, sea inviable de comprobar, en especial el pueblo es presa de la bruta contingencia ejerciendo la mirada epimeteica, entonces, ¿por qué hacer el siguiente escrito?, simple mero ejercicio intelectual sin ninguna pretensión de fondo, entonces, vayamos a la cuestión de la nota.

Lo que se dice y se pondera del llamado Geselazo ( 8 de junio de 1970) y la importancia de ese hecho para la posterior autonomía del partido, donde hoy día se vinculen ambos hechos, es lo que será puesto en tela de juicio.

Comencemos, fue el plan de Zonificación General diagramado desde la cabecera del partido de Gral. Madariaga, algo que ponía coto al crecimiento sostenido y constructor de la época en manos de capitales privados en la localidad de Villa Gesell, que motivó los continuos reclamos -los que fueron ignorados- para que se reviera ese plan de zonificación y eje de esa movilización, mientras que la necesidad de autonomía para planificar desde los intereses de ese capital privado fue la siguiente consecuencia, en otras palabras, los intereses del balneario reclamaban su espacio para poder mantener y hacer crecer su negocio inmobiliario-constructor.

La creación de Villa Gesell como municipio propio también fue compartido por Pinamar, La Costa y por la ley 9245 en 1979 a Monte Hermoso, algo que pone en tela de juicio la relación Geselazo como también a la Comisión Pro Autonomía local para tales fines independentistas, la descentralidad y el control del Estado en los nuevos municipios estuvieron presente como motivos en tales decisiones, he aqui algunos fundamentos de la ley:

Generar un manejo de los asuntos públicos más dinámico y apropiado a las características de cada lugar, a la vez que congruente con sus reales necesidades.

Su crecimiento explosivo, (los balnearios) muchas veces desordenado, generó bien pronto problemas de infraestructura que con el tiempo se tornaron gigantescos.

Tal estado de cosas superó a las autoridades comunales, ..... además por la existencia de individuos que, movidos exclusivamente por un desmedido afán de lucro, se aprovecharon de la situación aumentando con su accionar el volumen de los problemas.

Cada localidad balnearia contaba con la presencia de actores hegemónicos que guiaban para sí el proceso de producción del espacio costero (paradores, balnearios y construcción), y este fue el caso concreto en la Villa Gesell de entonces, pues la zonificación en ciernes, atacaba la producción propia de esos actores hegemónicos y motivos central del Geselazo oponiéndose a tal zonificación que laceraba los intereses del lugar.

Una publicación hace hincapié en la "insistencia geselina" como presente en la decisión de aquellos que determinaron la autonomía como también desde el ente oficial sostenga " una larga lucha comunitaria y de la Comisión Promotora de la Autonomía Municipal".

Mire, el mito es fundamentalmente narración que no puede ser comprobado, ahora, usted podrá insistir acerca de algo pero el efecto de su insistir ¿cómo lo determina?, entonces, ¿cuáles son los pasos, hechos, presiones concretas de ese insistir?, ¿donde están registrados?, en el mayor poder de la dictadura ¿usted cree que un grupo de comerciantes sin poder alguno, pudo presionar al poder de facto?, ¿acaso estaban abiertos los canales de la opinión, la participación, el de los acuerdos o disensos por parte de la población en general?

Como es de esperarse la relevancia del colectivo a la hora de su presencia para acompañar tal gesta será recurrentemente apelado como sostiene el concepto de la "lucha comunitaria" según escrito oficial, que nos recuerda al relato del cabildo abierto en nuestra época independentista con un pueblo entero -queriendo saber de qué se trata-, pero la "comunidad interesada" eran aquellos vinculados a los negocios en el pueblo, y en esta definición un sentido clasista se hace presente, la comunidad son los apellidos de los intereses o la clase productiva de servicios, posteriormente algunos apellidos constituyentes de esa comisión Pro Autonomía pasarían a formar parte de la superestructura local.

Lo comunitario como el emerger de una nueva sociedad tal como siempre se la quiere hacer aparecer, nos recuerda al héroe civilizador representado en la figura de fundadores y pioneros, pero el colectivo fue esa mano de obra que decidió residir en el lugar donde había trabajo, y tal herencia lo posiciono como dependiente por nacer en la vera del balneario, entidad servicial a los intereses del balneario y apellidos presentes en la invención del pueblo.

Hablamos de un colectivo domesticado con formas de pensar subordinado al de la temporada como panacea de su condición de ser, que revela su pensar condicionado y niega su total posibilidad al pensar autónomo si no se distancia de tales condiciones materiales y única posibilidad de dejar de lado su mirar de Epimeteo.

¿Sabéis lo que significa Epimeteo?..............estamos ante un hacer que se ejerce pero que no se sabe del mismo (¡ah!, una aclaración, esta no es la definición de Epimeteo).

 

Juan Oviedo, filósofo local

Más columnistas

Ver Archivo