Buscador Buscar por día
Lunes, 09 de Diciembre Villa Gesell

Opinión | Columnistas

Juan Oviedo, filósofo y profesor geselino

Almohada real

"Cuidamos su seguridad", le decimos eso a ellos, pero en el fondo lo que hacemos es vigilarlos, lo hacemos por usted y le imponemos algo que no los beneficia, defendemos a la democracia y para eso quebramos el orden institucional democrático, ahí, si se movilizan será necesario resguardar el orden social con nuestros servicios de seguridad, un orden nacional para todos, eso les decimos a ellos, a quienes nos votaron......... ¡Ingratos!, si no te doy de comer es para que no tengas sobrepeso, si no te doy trabajo es para que no te canses, solo debes votarme a mí quien te cuida, así, sacrifícate hoy para un mejor mañana, y si te ignoro es porque no te conozco y si no te conozco es porque eres masa, mientras que yo, todo lo contrario, figura, líder, conductor, no soy el gobierno sino el Estado, soy Rey. No importa que sea un payaso, un ignorante, cínico e incompetente, porque habrá quienes me sigan, me festejen, me rodeen, se acerquen a mí y sacarse una foto conmigo para poder salir de las sombras miserables que ellos como nada significan, ¡si supieran el fastidio que son! la chusma aduladora. Los títulos me aman, "el presidente hizo esto, aquello y lo otro" y junto a ello la correspondiente imagen, con mi sonrisa y presente en todo momento, las cámaras y videos acerca de mi persona seguirme prestamente, mi persona, lo que soy, vaya si hay mayores ignorantes de lo que soy ¡y me siguen y confían en mí!, no saben nada de mí y sin embargo, como falderos que son me rinden pleitesía. Yo el supremo. Armo partidos, defino su nombre y les doy colores, siempre seguido por esa horda que lo hacen posible, es curioso esto, me hace pensar "si soy parte de la horda, si me identifico con ellos o tengo algo que ver con ellos, pero no, yo no tengo nada que ver, parece ser que ellos conmigo sí", lo que muestra su estatura de fondo. Y mañana seré oposición, no importa que no acerté en nada en lo que pronostiqué o lo que supe afirmar como gobierno, tampoco importa que sea el responsable que esto llamado país sea parte del desastre presente, ni hice nada bueno, excepto eso que llaman la timba financiare, más, seré oposición, y lo más sorprendente de todo ¡es que me seguirán! o revancha del "Si se puede".....lugar generoso este. Analizando no tan profundo y bien simple, ellos me posicionaron, los vencedores de hoy fueron los vencidos anteriores, pero ellos me posicionaron, y algo especial debo tener porque ese partido Radical al que no le di jamás nada, se rindió ante mí como un ciudadano de segunda, cuyas pretensiones desestime y obedecieron fielmente, ¡lo que hacen algunos para figurar! por ser parte de un pasado. Para ser honestos todos son de segunda, solo quien se deja usar puede ser así considerado, entonces, yo use como nadie este lugar al que llaman República, me da risa lo pomposo que se ponen con esa definición, yo puse de rodillas a esa pomposidad, me tome las vacaciones que quise, me divertí jugando al fútbol y al pádel, festejaron mis payasadas, ¿poder judicial como parte de una división?, je, estuvo a mi disposición, oficina anticorrupción ¿quien en sus cabales puede creer en eso?, por eso hice lo que quise, fui el Rey de este lugar, concentre todo los poderes en mi y todos, se arrodillaron ante MI, porque en algún momento de mi reinado, esos que hoy serán parte del futuro gobierno, comieron en mi mesa y sonrieron conmigo. País mendicante este y siendo yo empresario exitoso lo tuve que dirigir, por eso para seguir su tradición también pedí al F.M.I., millones y millones de miles de dólares, ¡y me los dieron!, buena gente esa, me dan lo que yo gasto y otros deberán pagar, es bueno ser Rey, aunque, disimulen esta definición real con otro nombre más prosaico para mi, el de ser Presidente de esta banana llamado República. Para el supremo no hay Bastilla, eso es historia.....................
Juan Oviedo, filósofo y profesor geselino

Más columnistas

Ver Archivo