Buscador Buscar por día
Jueves, 28 de Mayo Villa Gesell

Opinión | Columnistas

Juan Oviedo, filósofo y profesor geselino

Todo

Contrastando notablemente con dichos triviales por responsabilizar a "todos" o apelar a la culpabilidad de la sociedad como conclusión a situaciones luctuosa de muerte o asesinato -como ocurrió en el pueblo-, hoy si podemos señalar el sentido que significa mencionar el "todos" como algo cabal ante la amenaza del covid-19, hablamos de un "todos" incluyente y sin necesidad de ser desglosado.

Este "todo" desaloje a la trivialidad de los otros todos como fue el masivo " yo soy Charlie" ¿recuerda usted?, así, ese "todos somos" nos señalaba el suceso de una particularidad de gente que se identifica o así se la quería hacer creer, pero el presente "todos" sea distinto y al revés, no se trata de una particularidad, por el contrario, se imponga a ellas por tratar de un peligro silencioso portado por la palabra pandemia.

Aquí, este "todo" posea una cabal distinción por no tratarse de un artilugio discursivo sino por una afirmación de hecho, la pandemia declarada incluya a todos.

La semántica del todo es clara pero su conclusión como tal deja dudas, en especial, con una indisimulada trivialidad que lo determina cuerpo presente en su análisis, ¿corolario?, "todos somos esto, todos somos aquellos", ´¡vaya con la conclusión de semejantes analistas! y momento del suscitar paradojal, la afirmada conclusión posicione a quien concluye como un aprendiz afecto al amarillismo conceptual y cero rigor intelectual.

¿Qué estamos planteando?, acerca de lo trivial como expresión de la liviandad presente y opina, considera, especula y analiza, donde tales barbarismos que adquieren la figura del "todo", fue, es y será consecuencia de haber sucumbido a la opinión por conocer, y el primar del decir farandulero por sobre el institucional, o quedar preso del creer iluso circulando en las redes, por el cual " lo trivial" y mantenido oculto en el mundo, en pocos días por la pandemia, fuere visibilizado por contrastarse con el "todo real" posicionado por el covid-19 en términos de pandemia.

Y desenmascara la escena de los cultores de la trivialidad o virus infectando la veracidad, el buen gusto y la honestidad de lo que se dice, se trata de impostores, trepadores y cultores del cursi mediático, se trate de los devotos del aparecer según el decir y sin ponderar la importancia de lo dicho. Tal como sucede con el estúpido análisis del "todos somos culpables", algo que abunda entre los cultores de la trivialidad en el pueblo.

Jasper planteo la importancia respecto al filosofar sobre las situaciones límites, de estar sometidos al azar; se trata de situaciones fundamentales de nuestra existencia y de las que no podemos salir y no podemos alterar como el miedo, sufrimiento, culpabilidad, lucha, insatisfacción, muerte, y la conciencia de estas situaciones límites es, después del asombro y de la duda, el origen, más profundo aún, de la Filosofía.

Sin lugar a dudas que la pandemia declarada nos coloca en una suerte de situación límite por ser potenciales víctimas de un enemigo invisible, incognoscible y silencioso, la indefensión que esto provoca induzca a sospechar de todo vecino como potencial vehículo de contagio, como también acaparar barbijos, gel de limpieza y otros utensilios o no cumplir cuarentena, y entender tales conductas como acciones de las situaciones límites, por el cual me muevo según comodidad, miedo, previsión, sin que ningún otro me importe, algo que nos muestra sin piedad lo que somos, en ese punto no somos "todos" sino "yo", como miserabilidad existencial humana.

Para colmo, las informaciones acerca de las cifras de contagio van en aumento y provoquen alarma, y eso quizás fue el trasfondo del desacertado comentario -buscar calma- del ministro de Salud Gines acerca de lo lejano que estaba el virus en el país, lo citamos, "Yo no creía que el coronavirus iba a llegar tan rápido, no creía que iba a llegar en verano, nos sorprendió", ahora, si quien está al mando sanitario se equivoca, aparte de la pandemia, la sospecha por ciertas capacidades en latencia surgen.

Para finalizar, el "todo por la parte" en lógica pertenece a la falacia de composición, y como ya se sabe, toda falacia en un falso razonamientos en ciertas mentes provocadoras del "todo trivial", al cual encontramos en ciertas mentes del pueblo con su decir mediático archivado y llevados por su vehemente figurar.
Juan Oviedo, filósofo y profesor geselino

Más columnistas

Ver Archivo