Buscador Buscar por día
Martes, 22 de Octubre Villa Gesell

Opinión | Editoriales

El miedo a una posible intervención obliga a Cevige a replantearse su "estrategia de comunicación" ante la comunidad

La pelea entre Cevige y la comuna no tiene un resultado claro. Al menos hasta el momento. Ahora, la cooperativa, en un claro giro en lo que se relaciona con la estrategia mediática y discursiva ante la sociedad geselina (el "cómo se muestra la empresa a la gente"), cambió el curso del mensaje y volvió a atacar a la comuna por el alumbrado y servicio de mantenimiento. Representa un nuevo estallido en el marco de una crisis que parecía en calma.

Es que, la posibilidad de intervenir la empresa de servicios siempre está latente en el inconsciente del Consejo de Administración de Cevige. El propio Gabriel Luna, abogado de la cooperativa, lo asumió ante la consulta de Sector Informativo, en una entrevista que se emitió para el canal en vivo del portal en Facebook.

Ese día, el periodista que escribe este artículo le preguntó al letrado patrocinante, a modo de reflexión, cómo creía que terminaba la historia entre las partes. Y dijo el abogado: "La intención de la municipalidad es privatizarla o intervenirla (a la cooperativa)". Esa declaración marcó un punto de inflexión por dos razones: primero porque establece una posición clara de parte de Cevige hacia la comuna y, segundo, porque genera un ámbito de inestabilidad, dentro y fuera de la empresa, que "mantiene vivo el conflicto". A alguien, evidentemente, le sirve mantenerlo así.

Desde la comuna nadie dijo nada sobre el tema. Pero tampoco se puede descartar que el jefe comunal avance luego del 27 de octubre con una planteamiento a nivel gobernación de la provincia de Buenos Aires, que lo ayude a remover a la tan criticada comisión de personas que hoy dirigen el rumbo de la empresa.

Pero la cosa no termina acá. Hoy, Cevige (que ahora debe soportar que otra prestadora se ocupe del mantenimiento del alumbrado público) emitió un comunicado acusando a la municipalidad de entregar artefactos usados y en mal estado para ser utilizados en reposición y sobre los postes que la comuna específicamente informa, abriendo nuevamente el juego sobre el mensaje y el posicionamiento.

Dice el texto: "La Cooperativa Eléctrica de Villa Gesell continúa realizando el recambio de luminarias en lugares donde los vecinos han realizado el reclamo, pese a la indecisión y falta de pago de los trabajos por parte del ejecutivo municipal. Además, la Dirección de Coordinación, a cargo de Daniel Piñero, provee de artefactos utilizados y en mal estado (se adjuntan imágenes) con la dirección de donde deben ser colocados por los trabajadores de Cevige Ltda. continuando con el procedimiento que se llevaba a cabo antes de los decretos de público conocimiento".

¿Qué se puede esperar de aquí en adelante? No es fácil hacer futurología. Pero lo que es claro es que la empresa prestadora -ante un resultado en las urnas muy favorable a Barrera, como se cree que pasará- probablemente se disponga a jugar a "todo o nada" en lo que representaría el final de la batalla. Si, en cambio, Barrera pierde las elecciones -algo con posibilidades muy remotas, y no porque lo digamos desde esta redacción, sino porque las PASO así lo demostraron, "le pese a quien le pese"- gozaría de algo más de oxígeno para intentar continuar así como vienen hasta ahora.

Así, quedaría explicado el nuevo mensaje de tono hostil de Cevige hacia Barrera. A no engañarse: el problema no es, en absoluto, el artefacto en mal estado o usado que se denuncia. El problema verdadero radicaría en determinar cómo mantener el "status quo" con un Barrera fortalecido y totalmente recargado.