Buscador Buscar por día
Miércoles, 12 de Agosto Villa Gesell

Lo que se viene en los destinos balnearios

Sábado, 18 de Julio

¿Podrá Villa Gesell ofrecer un destino veraniego seguro contra el COVID sin que se afecte su economía?

Si la pandemia se extiende en el tiempo, podría afectar de forma directa a la temporada de verano. La situación genera pánico entre los oferentes, quienes viven un invierno durísimo. Pero mayor temor y preocupación aparece con los gastronómicos, fundamentalmente aquellos que trabajan con los comensales en el salón debido a que se prevé una reducción de mesas drásticas por la necesidad de distanciamiento social.

Villa Gesell pelea -desde hace años luz- contra la estacionalidad del verano. Es decir, intenta trabaja el turismo "todo el año" para que el destino no sea considerado como un balneario "únicamente de temporada alta". Esto obligó al Estado Municipal y oferentes privados, a lo largo de los años de crecimiento, a pensar un distrito armónico en sus posibilidades, sin que ello dependa estructuralmente del calor, la playa y el mar.

Pero la cuarentena que arrancó en marzo por la pandemia del COVID-19 y su expansión en el tiempo puso en peligro toda estrategia de éxito para el turismo, aquí y en todo el mundo. Con la "temporada baja" absolutamente perdida, Villa Gesell buscará seducir visitantes, quienes ahora probablemente aprovecharán para "elegir con la plata en mano" cuál es el destino que ofrece mejores servicios, mejor calidad precio-calidad y posibilidades ampliadas.

Esta hipótesis obliga a los oferentes privados de servicios y al propio Gobierno local a pensar cómo ofrecer la mejor ciudad sin que ello implique perdidas en materia económica ni calidad turística. Pensándolo en voz alta y para que lo entiendan todos: si ganar turistas significa descender la calidad de servicios, entonces esa ecuación llegará con menos dinero en los bolsillos de los visitantes y con un "target" poco indicado para el destino.

En la próxima temporada será crucial todo lo relacionado con la seguridad sanitaria que se pueda ofrecer para que los visitantes se "sientan seguros" en cualquier lugar de Villa Gesell. En este sentido, el Gobierno comenzó a ofrecer capacitaciones sobre directrices de calidad sanitarias, una iniciativa que ha tenido muy buenos resultados con oferentes de todo tipo participando y poniéndose al día sobre las herramientas que pueden utilizar si el virus se extiende en el tiempo e inaugura la temporada estival con nosotros.

La iniciativa diagramada por el titular del área, Emiliano Felice, busca con tiempo implementar directrices para toda la prestación de servicios turísticos del Partido de Villa Gesell de forma anticipada al permiso de apertura de cada actividad. La capacitación está dirigida a emprendimientos del sector turístico diferenciados en los rubros mencionados con el objetivo de otorgar el sello de calidad sanitaria.

El programa prevé un curso virtual de capacitación introductoria para interpretar las directrices. Una vez pasada esta instancia los inscriptos recibirán asistencia del equipo técnico, para luego otorgar sello que los distinga.

Esta situación es fundamental para nuestro próximo verano. No sólo porque sería una manera de entregar "seguridad" a los visitantes sino que además prepara las vacaciones con el virus y la forma en que se deberá coexistir con los menores riesgos posibles.

Desde la alfombra desinfectante, el uso de barbijo, la distancia social y el lavado de manos contante, hasta las puertas satirizantes que algunas empresas implementaron en sus comercios, todo será beneficioso para que la temporada sea -dentro de lo posible- lo esperado por todos.

LA GASTRONOMIA, LA POSIBLE MAYOR AFECTADA

Mirando a grandes rasgos, el rubro que más afectado está ante la mirada del coronavirus podría ser la gastronomía. Es que, si esto se extiende en el tiempo, los restaurantes con consumo en el salón deberán analizar que posibilidades ciertas le queda si se obliga a distanciar a los comensales. El propio Jorge Cocco, autoridad de Ahrca (la Asociación de Hoteles, Restaurantes, Confiterías y Afines) asumió que los salones verán alteradas las distancias entre sus mesas. Y, lógicamente, esto tendrá una implicancia necesaria en la recaudación del día.

El esquema de disminución de mesas (o comensales en el mismo espacio y al mismo tiempo) podría traer complicaciones laborales porque la cantidad y necesidad de, por ejemplo, meseros; cocineros; ayudantes de cocina; cajeros y demás recurso humano utilizado en un local gastrónomo, disminuirán radicalmente, previéndose un conflicto con el gremio del sector por la perdida de temporada del personal o la renegociación (a la baja) de los sueldos.

En esta temática podría incluirse al transporte público ya que deberían realizar y comprometerse a mantener las medidas de seguridad, en este caso de distancia y aglomeración de personas. Entonces, un micro que llega desde CABA... ¿podrá traer todos los asientos ocupados?

LOS OTROS SERVICIOS

Los otros servicios al turista no sufrirían mayores complicaciones si la pandemia se extiende en el tiempo. A saber: los alojamientos, los servicios de ocio, las actividades al aire libre, la playa, el bosque, la peatonal, todas actividades que parecieran no tener mayores riesgos. Al menos, no tan importantes como los restaurantes.

¿Y LA SOLUCION?

Una posibilidad que se está estudiando si la pandemia se extiende y, efectivamente se convive el verano con el virus, es algo que presentó Cambiemos y JxC en el HCD geselino y que comprende un plan de alivio fiscal para negocios y contribuyentes geselinos. Pero, en ese momento, el que pondría el grito en el cielo sería el propio Estado Municipal que no recauda y no podría mantener el círculo financiera actualizado.



Más Notas

Ver Archivo