Sábado, 13 de Abril Villa Gesell

Gabinete

Jueves, 16 de Marzo

Política. La nueva conducción de la salud pública, crítica de Barrera, se terminó ¿plegando al Gobierno?

Bassini fue candidata del ernetismo y Muñoz se alejó de Barrera repentinamente. Hoy, vuelven a ser funcionarios... ¿Jaque mate?

"En política, todo es posible" dice una célebre frase que justifica, entre los políticos y dirigentes, cualquier movimiento que pueda considerarse contradictorio. Y ayer, en Gesell, en el marco de la asunción de los nuevos funcionarios, se dio una situación que le queda "pintada" al pretexto.

Es que, la flamante directora del nosocomio Arturo Illia, Viviana Bassini, fue segunda en la lista del ernetismo durante las últimas elecciones y, aunque no fue lapidaria con Barrera durante la campaña, si al menos se mostró crítica de la gestión. Hoy es la titular del hospital local.

Pero la cosa no termina ahí: Miguel Muñoz, flamante secretario de Salud, también se alejó de Barrera y hoy comanda de nuevo la salud pública geselina.

Desde la redacción no cuestionamos ni criticamos a los profesionales, a quienes consideramos excelentes médicos y personas, solo observamos el juego político y nos preguntamos: en el caso de Bassini..... ¿quién ganó la pelea del peronismo? ¿El ernetismo -ahogado- se sumó al equipo de Barrera? o ¿Barrera -desgastado- tuvo que hacer lugar y ceder ante el ernetismo?

SECTOR INFORMATIVO dialogó con un dirigente muy cercano al ex intendente Rodríguez Erneta, quien aseguró que "de a poco, se les está dando el lugar que merecen".. Interpretaciones de esa definición habrá, seguramente, a montones.

Como sea, el Gobierno geselino comienza el 2023, un año electoral clave, con oxígeno para caminar con más soltura. Y de paso, se muestra unido y comandado por el jefe comunal, quien ahora parece recibir a los críticos en el marco de una estrategia brillante para quien pretende ser nuevamente reelecto en las urnas.

El más beneficiado con esta movida en la salud pública es el propio Barrera y no tanto el grupo ernetista. Es que el intendente, definitivamente, queda ante la sociedad como una figura que recibe apoyo y no lo pierde. Ser intendente y que, encima se sumen los críticos, es el combo perfecto para seguir en el poder.

Dejá tu comentario