Viernes, 09 de Diciembre Villa Gesell

Opinión | Columnistas

Juan Oviedo, profesor de filosofía geselino

¡Campeones!

Dejando de lado el usufructúo político "por ganar" un mundial de futbol ¿que gana el hincha por ser campeones?, ¿que se gana con ser campeón?, alegría, euforia, satisfacción, la catarata de lo emocional en su máxima expresión, ahora, ¿hay -un después- de ser campeones que redunde en esos hinchas una mejor condición en sus vidas?, ¡no!, y ellos también lo saben.


El ser campeón desde la mirada de la competencia -posiciona a lo deportivo- como algo que tiene "su valor", sin embargo, cuando lo deportivo pasa a segundo lugar y quienes juegan adquieren la atención, pero ¡no en la competencia! sino en la pre competencia: entrenamientos, como se saludan, si sonríen o no, si dan una sensación de unidad etc., como son mostrados los jugadores de la selección por esa cobertura fantástica de los principales medios deportivos, y publicidades satelizadas con la camiseta argentina -que preanuncian- el gol de la selección, y con periodistas que no dudan en poner "al aire" sus sueños acerca de las posibilidades que -la selección- pueda salir ¡campeona!, todo en su conjunto exceda a lo deportivo, por instalar la instancia pragmática del puro ¡exitismo! que significa "ganar". Aun, algunos periodistas han festejado un subcampeonato, 1990 y 2014, sin la del 30 del siglo pasado.


Pero una voz distinta se eleva y es la de Fernando Signorini, (ex preparador físico de Maradona) sobre las condiciones en que llegan los seleccionados al Mundial de Qatar, da a conocer una información del diario británico The Guardian), tras una investigación la que determino la cantidad de 6.500 víctimas fatales que dejó la construcción acelerada de los estadios y la suma de lesionados que hay en todos los planteles debido al apretado calendario deportivo[1].


Donde "Nadie se atreve a decir nada, han transformado a los jugadores de fútbol en dóciles ovejas de un rebaño que el poder maneja a su antojo...."...pero lo más interesante su reflexión acerca de todo esto "Hubiera sido fantástico que la delegación Argentina dijera 'en estas condiciones no jugamos'. Hubiera sentado un precedente fantástico y mucho más útil para el fútbol que ganar un Mundial".


"La disidencia" siempre ayuda a pensar pero el -exitismo no-, y que no debe confundirse con la falta de exitismo a la hora de pensar "en ganar" en el espacio político de la República, porque aquí se invierten los valores pues se trata de -¡no perder por mucho!- ante la inutilidad del gobierno para enfrentar el fenómeno inflacionario y ganarlo, sin embargo, exista la euforia pre electoral o "el podemos ser campeones".


¿Se entendió alguna vez -el salto- de la "década ganada" al gobierno de Cambiemos?, ¿se entiende que estos vencidos en "el 19" y los vencidos en "el 15", se muestren alternativas cuando se trata de equipos que juegan en la C por los descensos que llevaron a la República a tal categoría tras sus gestiones realizadas?.


El caño y el sombrero, son malabares y comparables como ganar una interna o unas pasos, que no hacen a un cabal resultado....¿y cuál debe ser un cabal resultado?, ¡basta de descensos!, ¡basta de ustedes!, -los mismos- desde "el principio" del presente siglo,............. ¡basta!......de ustedes.


Juan Oviedo


[1] Página 12, 17 de noviembre de 2022

Juan Oviedo, profesor de filosofía geselino

Más columnistas

Ver Archivo