Lunes, 27 de Junio Villa Gesell

Opinión | Columnistas

Juan Oviedo, profesor de filosofía geselino

Investigación

Lo que -no se ve- a medida, pasa desapercibido, pero eso no debería ser dificultad para "pensarlo",  porque si recibo algún tipo de evidencia de eso que no percibo, significa que "esta y existe", y en ese sentido, estar ante cierta miopía intelectual, como la que se puede predicar del ambientalismo geselino: notable por "solo ver dunas" y de la previsible adhesión masificada a la -no exploración petrolera- en el Mar Argentino en especial, frente a las costas de Mar del Plata.


Dejando de lado tales explicitaciones que huelen más a figuraciones folclóricas con un tinte setentista, es preciso señalar que "hace años" se plantea en Villa Gesell la posible contaminación de ciertas antenas colocadas en Mar de las Pampas para el servicio telefónico, sospechadas de provocar algún tipo de cáncer, o la contaminación en la primera napa de la mencionada localidad por los pozos ciegos, como también, la contaminación lumínica en la ciudad y celada por provocar cansancio, nerviosismo o un mayor riesgo de patologías como diabetes, obesidad o cáncer, y terminar, con la del basural que nos suele -visitar- con su nauseabundo olor "de quema" o sea, eso que hueles está impregnado en tu  nariz, ella "te lo advierte", pues lo que hueles -es porque te toca-.


Pero la publicidad del balneario Villa Gesell deja de lado -lo importante del lugar-: el geselino y ¿por que decimos lo que decimos?, porque a las calamidades señaladas aflore otra, que no se percibe a simple vista pero que posee sus efectos y es utilizado al servicio del balneario, se trata: del glifosato.


A raíz de una investigación realizada por alumnos de 6to6ta de la escuela EdemN|°1 titulada "Pesticidas y Glifosato…¿los líquidos de la muerte????", monitoreados por la Profesora Viviana Rivera, podemos destacar en -la introducción- de la presente investigación lo siguiente "Un integrante del grupo es jardinero y pudo observar como en su trabajo se vertía "este producto" junto con otros, otro alumno se fue de vacaciones tuvo una intoxicación por otro agroquímico en otro país con manzanas -importadas de argentina- y otro compañero, intentó comprar algo natural para eliminar abrojos del jardín y sólo comprobó que vendían glifosato".


La hotelería turística necesita de fachadas y cuidados especiales con un ambiente paisajístico acorde la estructura comercial del lugar. Esto conlleva un gran trabajo por parte de los jardineros particulares  -los cuales- utilizan este producto mencionado (glifosato) para contrarrestar los efectos de las malezas, que son ecológicamente aceptables para que el ecosistema permanezca en un equilibrio constante.


Así, el glifosato como herbicida para las malezas de los jardines en la ciudad, se venden en viveros, casas de riego y veterinarias entre otros, también hay personas que venden desde sus hogares, bidones con el producto.   


¿Y cuál es la cuestión?, la sospecha que "el glifosato", está presente en la gestación  de algún tipo de cáncer, lo que permitió configurar la siguiente hipótesis: “El agua en Villa Gesell contiene glifosato y pesticidas, por ello su vinculación con las tasas de cáncer".


Una hipótesis temeraria porque pondría en evidencia dos cuestiones: la inconsciencia de lo que puede -provocar- ese producto o por el contrario, no importe porque "lo que importa" es el negocio.


Se realizaron dos experiencias: -Una basada en el análisis de agua de la ciudad. Para eso se extrajeron diversas muestras en distintos puntos del partido, y la segunda, con recolección de datos de pacientes oncológicos y niveles de mortalidad suministrados por el departamento de estadísticas del hospital municipal Arturo Illia del partido de Villa Gesell.


Los resultados fueron: Del Laboratorio Fares Taie:


*En las tres muestras de: AGUA CORRIENTE , SEGUNDA Y TERCERA NAPA, no existen trazas de glifosato ni de su metabolito AMPA


*En la muestra de Perfil de Residuos de Plaguicidas en agua DE PRIMER NAPA DE 107 Y AVENIDA 8


Se detectaron:


-Se encontró Glifosato en 0,0027 mg/L


-Se detectó también su metabolito AMPA en 0,0011 mg/L


Según los resultados de las estadísticas del Hospital Arturo Illia de Villa Gesell, podemos observar que la cantidad de casos aumentaron desde el 2016 al 2019, período donde a nivel nacional y local las aplicaciones fueron en mayor cantidad y severidad hasta llegar a nuestra ciudad por la urbanización y la cultura del comercio mercantilista del turismo hotelero.


Continuará...........

Juan Oviedo, profesor de filosofía geselino

Más columnistas

Ver Archivo