Buscador Buscar por día
Sábado, 16 de Enero Villa Gesell

Opinión | Editoriales

¿QUEREMOS RECIBIR A LAS FAMILIAS CON LOS JOVENES VOMITANDO EN PLENA PLAYA, A LAS 8 AM?

A propósito de la prohibición de permanecer en la playa durante la noche y la madrugada...


La medida del intendente Barrera es muy discutida, es cierto. De hecho, el decreto generó una grieta impresionante dentro de la comunidad, entre los que dicen que está bien la medida y los que piden por libertad absoluta (aunque estos últimos son mayoría).


Pero también es verdad que en pleno enero, una noche de playa libre sin boliches, podría albergar más de 20 mil pibes en pocas cuadras de arena y rambla... ¿Y quién los va a cuidar?


El operativo de verano "De sol a sol" (antiguo Operativo Sol) ofrece a lo sumo 500 agentes de refuerzo... ¿cómo van a cuidar la playa durante la madrugada..?


Los lectores que se quejan de la medida... ¿pensaron cómo se abordará la seguridad de esos jóvenes? Que, a fin de cuentas, termina siendo responsabilidad del Estado... ¿Qué haremos cuando aparezca algún ahogado que se metió borracho al mar? ¿Alguien pensó en eso?


Me imagino la siguiente postal en pleno enero: los pibes amaneciendo en la playa, muchísimos de ellos borrachos, durmiendo en la rambla, vomitando adelante de las familias que recién llegan a la costa con sombrilla, la cindor y una galletitas para los más pequeños que se levantan temprano... ¿es la postal que queremos para Villa Gesell?


Entonces, en ese momento diremos todos en coro: "qué terrible lo que está pasando... ¿cómo puede ser que el Gobierno no haga nada?"
Creo, honestamente, y aunque a mi tampoco me gusten las prohibiciones, que el mayor error que podría cometer la comuna es permitir (y omitir por acción) que la playa y la rambla podría convertirse en una nueva y masiva pista de baile.. Nuestra playa podría convertirse en el nuevo boliche por excelencia..


Dejando de lado la seguridad de esos jovenes, y las medidas sanitarias que de seguro no se cumplirán, hablamos siempre (todos los geselinos) de cambiar el target de público al que apuntamos como destino: apuntar a las familias y dejar de lado la juventud... ¿abriendo la playa para juntadas lo lograremos?


Por el Lic. Gerardo Tavarone, editor de Sector Informativo 

Más Editoriales

Ver Archivo