Jueves, 26 de Mayo Villa Gesell

Columna de la Semana

Periodista turística

TURISMO ACCESIBLE: ¿ES UNA DEUDA PENDIENTE?

Maria Ulivi

Maria Ulivi, recientemente galardonada como líder de opinión por la Asociación Mundial de Periodismo Turístico, ahonda sobre el turismo accesible, una asignatura que Gesell enfoca como "propia" pero que podría mejorarse. Leelo!

Si bien la Cámara Argentina de Turismo, conformó la Comisión de Turismo Accesible, en un importante paso para posicionar a Argentina como destino para millones de personas con discapacidad y movilidad reducida, queda mucho camino por andar.
 
En el mundo del turismo, se habla de experiencia turística. Toda experiencia turística empieza al elegir  el destino y finaliza cuando se la vive, disfruta y siente como tal. Ahora bien, desde ese inicio hasta el final, todos, somos parte de una cadena de servicios: desde la página en la que se elige a dónde queremos ir, pasando por el transporte, el alojamiento, la gastronomía, las excursiones, los atractivos, los lugares de compra, artesanos, servicios médicos de apoyo .Cuando aparece una barrera en cualquiera de esos eslabones, la cadena se rompe, la experiencia ya no es la misma y el servicio se resiente. Eso, ni más, ni menos, es lo que vive una persona con movilidad reducida o ciega o sorda, cuando los servicios no son acordes a su discapacidad, siente que su experiencia no puede ser disfrutada como debiera, al máximo, con alegría, sin problemas.
 
Cuando hablamos de destinos turísticos, se debe hablar de la cadena de accesibilidad del mismo. Y cuándo se verá favorecida? Cuando cada uno de los actores de ese destino: ya sea del ámbito público o privado, entiendan la importancia de contar con accesibilidad en la hotelería, en la gastronomía, en el acceso a los atractivos, a los lugares de entretenimientos, en las veredas, en el transporte, en los edificios. Se pueden ver experiencias en algunos destinos, que aplican políticas en este sentido: la Ciudad de Buenos Aires cuenta con tres mapas hápticos para personas con discapacidad visual, baja visión y adultos mayores, que incluyen   las principales referencias turísticas   de cada zona en braille y macro tipo, en el Parque Nacional Iguazú,  casi un 90  por ciento de sus instalaciones pueden ser visitadas por personas con movilidad reducida, pero   falta mucho.
 
Para que un visitante con discapacidad perciba la calidad, este tema debe atravesar transversalmente toda la cadena turística, con planificación, con certeza del servicio que  se   brinda, complementando la infraestructura con formación de los recursos humanos, con actualización de la tecnología, con políticas públicas.
 
Se observa que son muy pocos los destinos accesibles a lo largo de Argentina, que la hotelería no estaría viendo al tema como una unidad económica, que los gobiernos, al no tomarlo como un tema de agenda, ralentizan sus políticas con respecto al mismo,  pregunto: ¿Cuáles serían los cambios necesarios para transformar el vínculo turismo-discapacidad?  

Seguramente no se debe  acudir a conceptos que son claros para todos: se habla  de personas con derechos, sin  discriminar, sin desigualdad. Eso queda claro, pero  la Organización Mundial del Turismo expresa que  el Turismo es para Todos, que debe ser accesible a todos, y, especialmente no debe haber barreras de comunicación, ni actitudinales. Y allí, es donde remarco mi opinión: debo considerar que  la accesibilidad, es una deuda pendiente que tiene el turismo. Y que,  desde los medios de prensa debemos continuar hablando del tema, para que los gobiernos, de todos los niveles,  se sensibilicen y tomen al tema como política de estado y acompañen a  las instituciones que trabajan por el bienestar, la contención social y la accesibilidad de las personas con discapacidad.

Más Columnas

Ver Archivo